viernes, 11 de enero de 2019

Actores públicos y privados se reúnen para elaborar Plan de recuperación y conservación del zorro de Darwin


Actores de la sociedad civil, científicos, profesionales de servicios públicos, ONGs, empresas forestales y expertos de las regiones de Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos; se reúnen este jueves y viernes para elaborar el plan RECOGE, en Valdivia.


Los Planes de Recuperación, Conservación y Gestión de Especies (RECOGE) se constituyen en Chile como instrumentos administrativos y de gestión para recuperar, conservar y manejar especies clasificadas por el Reglamento para la Clasificación de Especies Silvestres según Estado de Conservación del Ministerio de Medio Ambiente. Estos operan a través de tres objetivos; mejorar el estado de conservación de las especies nativas de Chile, mejorar la coordinación de las distintas instituciones del Estado para lograr una gestión eficaz en la conservación de las especies nativas, e involucrar al sector privado y la sociedad civil en la conservación de la biodiversidad y aportar al desarrollo sustentable.



Bajo este contexto, este jueves 10 y viernes 11 de enero, se celebra en Valdivia un encuentro macro zonal para elaborar el Plan RECOGE del Zorro de Darwin. En este evento se dan cita diversos actores y expertos con el fin de consensuar una planificación a mediano y largo plazo, que permita recuperar el zorro de Darwin en las regiones del Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, donde se concentra mayoritariamente su distribución.



En este sentido, el seremi de Medio Ambiente de Los Ríos, Daniel Del Campo destacó que, “el zorro de Darwin había sido relevante en materia de conservación en la Cordillera de Nahuelbuta y también en la isla de Chiloé, pero a partir del año 2013 se ha encontrado evidencia de esta especie en la costa de nuestra región, específicamente en el Parque Oncol y en la Reserva Costera Valdiviana, por eso que nuestra región se hace fundamental en el trabajo de conservación”.



Por su parte, Sandra Díaz, encargada de los Planes RECOGE del Ministerio de Medio Ambiente, explicó que “este trabajo se lleva realizando hace bastante tiempo y hoy buscamos actualizar este plan, y junto con ello, implementar medidas adecuadas para la conservación de esta especie; como educación ambiental, mejoras normativas, investigación, pero sobretodo acciones concretas en el territorio como el mejoramiento de buenas prácticas productivas”.



Este proceso de actualización será apoyado por el Proyecto MMA/FAO/GEF de Especies Amenazadas y finalizará durante este año. Dentro de su tramitación incluye un proceso de consulta pública de la propuesta de plan, el que debiera ser publicado entre noviembre y diciembre del 2019, para buscar la aprobación del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad el primer semestre del 2020.



Darío Moreira, Doctor en Ecología Silvestre y académico de la Universidad de Concepción, agregó que, “en este plan converge el trabajo de distintas personas, lo que ha permitido tener certeza de algunos elementos importantes para la conservación de la especie, como el efecto de los perros domésticos o la estructura del paisaje. A su vez, nos ha permitido entender que las medidas que llevemos a cabo, deben estar enfocados a la realidad de las poblaciones de cada una de estas regiones diferenciándolas de acuerdo a las necesidades del territorio”.



Primeros planes de conservación



Para nuestro país esta materia no es nueva. La Corporación Nacional Forestal (CONAF) fue pionera en planes de conservación  cuando en 1.999 estableció su Programa para la Conservación de Flora y Fauna Silvestre Amenazada en Chile. Posteriormente se sumó el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) con el Plan de Conservación del Puma y la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA), que cuenta con dos iniciativas; el Plan de Acción Nacional para la Conservación de Tiburones y el Plan de Acción Nacional para Aves Marinas.



Más tarde, el año 2010, la Ley 20.417 crea la figura de Planes de Recuperación, Conservación y Gestión de Especies, los que pueden ser elaborados para una especie en particular o para un grupo de especies, cuando éstas presenten características similares en términos de su biología, amenazas o distribución.



Actualmente están vigentes 3 planes RECOGE en Chile (Plan del Rulí, Plan de Lucumillo y Plan de Flora Costera del Norte), el que reúne 94 especies clasificadas como amenazadas al año 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.