martes, 23 de enero de 2018

FALLECIÓ ANTIGUA VECINA DE LA UNIÓN, LIDIA MAUTZ MANZANO


A  los 101 años de edad dejó de existir la conocida vecina de esta ciudad, Lidia Mautz Manzano, quien nació en La Unión el 17 de Agosto de 1916, hija de Pablo Mautz Soto y Luz Manzano Arriagada, quienes tuvieron 9 hijos, Lidia ocupaba el 2° lugar. Contrajo matrimonio con el contador Alfonso Astudillo Fuentes y fueron padres de: Norma, Alfonso, ya fallecido,  y las gemelas, María Cristina y María Angélica Astudillo Mautz.


Sus estudios los hizo en la Escuela Nº 2, hizo varios cursos de Costura, Economía Doméstica, Pinturas, Bordados y Tejidos hacía manualidades para vender y para su hogar.

Su infancia y juventud la  vivió en calle Prat con Chacabuco, frente donde está el actual Liceo “Rector Abdón Andrade Coloma”.

Ya adulta,  su afán de servicio público lo canalizó a través de las siguientes instituciones en las que participo activamente: Liga de Asistencia Social, Damas de Rojo (socia fundadora), Cruz Roja de Chile, donde trabajó arduamente en la época del terremoto del 60, Grupo de Amigas de la Cruz Roja, donde participaba de sus actividades hasta hace poco tiempo aún.

En esta larga vida,  ella no se olvidaba de sabrosas anécdotas ocurridas, por ejemplo ésta relativa a la clásica “Foto de Casamiento”: contó que esa foto se la sacó casi un mes después, ya que en ese tiempo no había fotógrafo en La Unión, hasta que vino uno de un estudio de Osorno a tomarles la foto. Mirando la antigua foto  decía que, “ese no es mi ramo de novia sino que una amiga, simplemente,  me prestó las flores de su florero… había que salir del paso”.

Recordaba que,  la Celebración de sus  Bodas de Oro,  partió con una misa en su casa actual,  la cual fue celebrada por el recordado padre  Esteban Gumucio SS.CC. Q.E.P.D.

Resintió la partida de su esposo, el conocido contador y empleado del Molino Grob, Alfonso Astudillo, donde ocupó hasta el cargo de subgerente. Sin embargo uno de los momentos más difíciles fue la temprana partida de su hijo Alfonso.

Su cumpleaños número cien, lo celebró en 2016 acompañada de más de 50 invitados de la familia, incluidas sus 3 hijas, 8 nietos, 19 bisnietos y 3 tataranietos.

Según  lo que manifestó su hija Norma, que le acompañaba en la amplia casa familiar, la señora Lidia mantenía una visión completa de la forma como la ciudad ha crecido y lo que ha significado en la tranquilidad de las personas. Como madre, se sentía orgullosa de los logros de su hija María Angélica en sus dos períodos como alcaldesa.

Ya en el centenario de su vida, su paulatina pérdida de la audición, no fue obstáculo para participar activamente en cada actividad de la familia, sólo tenía alguna dificultad en el desplazamiento, lo que no fue impedimento para vivir feliz hasta sus últimos días. Este lunes 22 de enero de 2018  sus ojos se cerraron para siempre luego de una larga vida, siempre rodeada del cariño sincero de toda su familia, amistades y una comunidad que la quiso y respetó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.