domingo, 14 de mayo de 2017

La autoestima como indicador de calidad

Carlos Delgado Álvarez

Director MacroZona Sur

Agencia de la Calidad de la Educación

 A propósito de la entrega de los últimos resultados educativos Simce y de los Indicadores de desarrollo personal y social, en 4° y 6° básico y II medio, me han preguntado ¿qué podemos hacer los profesores para mejorar la autoestima académica de nuestros estudiantes?




Primero, tenemos que saber bien qué es, cómo se construye y luego qué podemos hacer para mejorarla. La autoestima es la autopercepción y autovaloración que la persona elabora y mantiene en forma persistente sobre sí misma. La autoestima académica son las percepciones que los estudiantes tienen frente a sus aptitudes, habilidades y posibilidades de superarse, como la valoración que hacen sobre sus atributos y habilidades en el ámbito académico.



Es importante también decir que la autoestima académica tiene una gran incidencia sobre la calidad de vida, la salud mental y en los niveles de bienestar de los estudiantes, y está profundamente vinculada al sentirse querido, acompañado y ser importante para los otros y para sí mismo. Según Neva Milicic, cuando un estudiante tiene una autoestima positiva se acepta tal y como es, emprende las tareas con optimismo, acepta sus aciertos y sus errores, tiene una disposición a corregirse y, por lo tanto, a aprender. En cambio, cuando un estudiante tiene una baja autoestima, no se acepta tal y como es y busca agradar a los demás a expensas de su propio desarrollo.



La autoestima está fuertemente vinculada a la motivación por el aprendizaje, al éxito académico y a la salud y bienestar de los estudiantes, pero también una alta autoestima potencia el desarrollo de la personalidad, la mantención y calidad de las relaciones interpersonales, además de ser un factor protector frente a eventos negativos y de conductas socialmente no deseadas y, al estar fuertemente vinculada con el rendimiento académico, cumple con ser un buen predictor del propio rendimiento y éxito académico.



La escuela y los profesores tienen una alta incidencia en el desarrollo y la mejora de la autoestima académica de los estudiantes y el clima socio escolar repercute significativamente en ellos, especialmente en aquellos que provienen de familias vulnerables. Es por esto que la clave está en que los profesores estén convencidos de que todos sus estudiantes pueden aprender, para que ellos tengan oportunidades de éxito escolar; que las escuelas posean ambientes acogedores, donde el estudiante sea aceptado por su profesor y por sus compañeros; con salas de clases seguras y cómodas; que las opiniones de los profesores sobre sus estudiantes sean de refuerzo y de reconocimiento por sus los logros; que los errores sean oportunidades para aprender y que el mal comportamiento se corrija de manera constructiva sin dañar el autoconcepto de la persona. Por tanto, cuando los profesores tienen altas expectativas de sus estudiantes, están ayudando a mejorar la autoestima académica y la educación de su comunidad y del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.