domingo, 12 de marzo de 2017

PONGA ATENCIÓN: SER CÍNICO, HIPÓCRITA Y LLEVAR UNA DOBLE VIDA SON DAÑINOS Y MORTALES PARA LA SALUD CARDÍACA

Dr. Franco Lotito C.  –  www.aurigaservicios.cl
Investigador y Académico (Uach)

“La hipocresía es la máscara de los idiotas: nadie puede ocultar para siempre la miseria de un pobre corazón”.
“La hipocresía y la envida representan el cáncer de la sociedad actual”.


Sepa usted, que  de acuerdo con diversos estudios realizados en Estados Unidos por la Universidad de Michigan, donde participaron más de seis mil personas –entre hombres y mujeres que iban desde los 45 hasta los 84 años– aquellos individuos que tienden a disfrazar sus verdaderas intenciones bajo una máscara de fingida amabilidad y una sonrisa falsa en su rostro, así como aquellos sujetos que acostumbran llevar una “doble vida”, o aquellos otros individuos que piensan que no hay persona en el planeta que merezca su confianza y que cuidan de manera algo paranoica sus espaldas frente a los demás, no sólo están arriesgando el total rechazo de la gente y una falta de estima por parte de quienes se encuentran en su entorno cercano, sino que incrementan de manera notable sus probabilidades de sufrir severas complicaciones cardíacas, envejecimiento prematuro y otros graves trastornos de salud.
Este estudio puso sobre la mesa de la discusión la relevancia de los llamados “factores psicosociales” en el bienestar de las personas. Esto quiere decir, que entre los factores desencadenantes de problemas cardiovasculares y de envejecimiento prematuro, ya no sólo deben tomarse en consideración la mala alimentación, una dieta desequilibrada, la falta de actividad física o los antecedentes familiares de riesgo cardíaco, sino que la hipocresía, el cinismo, el hecho de llevar una doble vida, así como la desconfianza en los demás también terminan por pasarle la cuenta a estos sujetos en términos de su salud, por cuanto, el alto nivel de estrés que generan estas conductas personales, se van acumulando y terminan por repercutir en el endurecimiento de las arterias (o ateroesclerosis), así como en un envejecimiento prematuro.
Aquellos comportamientos de vida que implican que el sujeto mantenga ciertas conductas en “secreto” tales como la hipocresía, una doble vida o la extrema desconfianza en los demás traen consigo asociado un elevado nivel de estrés, y todos los estudios indican que aquellos individuos con dichas características viven en un estado permanente de tensión que promueve en el interior del organismo humano la producción de hormonas altamente destructivas (cortisol, adrenalina, noradrenalina, etc.), así como el desarrollo de diversas enfermedades y trastornos de la salud.
Para llegar a estos resultados, los investigadores de la Universidad de Michigan tomaron diversas muestras de sangre a los seis mil participantes y se les midió tres indicadores inflamatorios asociados al desarrollo de la ateroesclerosis: fibrinógeno, proteína C reactiva e IL6 (Interleucina 6). Los resultados fueron muy significativos: aquellos sujetos que tenían niveles más elevados de cinismo e hipocresía, mostraron también grados más altos de los tres indicadores inflamatorios ya señalados.
En este sentido, el estrés crónico (o mantenido) libera en el organismo mucha adrenalina y cortisol, lo que determina que las arterias de estas personas se endurezcan y se generen una serie de rupturas de las placas arterioescleróticas, lo que a su vez, conduce a que se desencadenen infartos cardíacos.
Paralelamente a este trastorno, se ha demostrado que el efecto conjunto del estrés y la ansiedad crónica representan dos enemigos de grueso calibre y que son devastadores para la salud y bienestar de nuestra piel, porque aceleran el envejecimiento general, provocando, específicamente, que la piel se deteriore en forma prematura, además de acelerar la caída del pelo y la aparición de  múltiples arrugas en la cara.
Por otra parte, la desconfianza extrema o desmedida también tiene un efecto altamente negativo en la salud cardiovascular de las personas. Es así, por ejemplo, que aquellos sujetos que muestran una conducta paranoica se traduce, regularmente, en un estado de estrés y tensión interna que nunca abandona a dicho individuo, por cuanto su falta de confianza en los demás mantiene a estas personas en un estado de constante alerta, porque piensan que podrían ser atacados, sometidos o agredidos –física o verbalmente– en cualquier momento, en función de lo cual, están preparados y en constante alerta para defenderse de una agresión inminente, aún cuando esta supuesta agresión nunca se concrete. A la larga, esto conduce a un estrechamiento de las arterias, condición que al hacerse habitual termina por desgastar y dañar los órganos internos.
También tenemos el caso de aquellos sujetos que llevan una “doble vida”, quienes, con su conducta se exponen a una serie de riesgos, tanto en relación con su salud, como así también en cuanto a recibir castigos y sanciones sociales en el instante en que son descubiertos, por cuanto, el esfuerzo de vivir con un secreto a cuestas representa una verdadera bomba de tiempo que en algún momento podría explosar.
Ocultar una relación amorosa paralela, ocultar su condición sexual, mantener una máscara ante los demás –que esconde el real sentir del sujeto–, así como mostrar una desconfianza intensa en quienes lo rodean puede generar mucha tensión interna, con la consecuente producción de una serie de hormonas destructivas tales como las ya señaladas: cortisol, adrenalina, noradrenalina, etc.
Por otra parte, defender mentiras y falsedades, actuar con doble moral, así como manipular las verdaderas intenciones detrás de la “falsa imagen pública” que, por ejemplo, muchos políticos presentan ante la ciudadanía, aún cuando requiere de cierto grado de astucia, esta “astucia” también va acompañada de la generación de mucho estrés y tensión, debido a la permanente preocupación de estos sujetos de no dejar ningún cabo suelto o algún detalle que permita que estos individuos sean descubiertos finalmente, y expuestos a la luz pública. Es por ello que se dice, que cuando ciertos políticos cínicos e hipócritas hablan de sinceridad, son como las prostitutas hablando de “fidelidad”, con todo el respeto que se merecen las prostitutas, no así los políticos.
Este comportamiento tránsfuga, determina que todos aquellos hombres y mujeres que se arriesgan a jugar con fuego estén viviendo con el temor siempre constante de ser sorprendidos en cualquier momento, además del sentimiento de culpa generado a causa de estar realizando actos impropios, salvo, naturalmente, que tengamos ante nosotros a sujetos derechamente mitómanos o del tipo “vampiro emocional”, en cuyo caso, nos encontramos frente a individuos con serios trastornos mentales que sienten atracción y agrado por las mentiras, quienes, finalmente, se convierten en sujetos tóxicos y que terminan enfermando a los demás.
En este sentido –descartando a los sujetos declaradamente mitómanos, así como a los típicos “vampiros emocionales”–, la doble vida que viven algunas personas las lleva a experimentar un alto nivel de estrés emocional, lo que a su vez, conduce a un aumento de la frecuencia cardíaca, elevados niveles de tensión interna,  y a una reactividad de los vasos sanguíneos, predisponiendo a dichas personas a una serie de trastornos y dolencias varias de carácter grave, como los ya indicados previamente.
Por lo tanto, evite usted comportarse como alguno de estos sujetos y busque la fórmula personal que le permita recuperar su verdadera identidad, así como sus grandes ideales del yo.
En la medida que usted pueda ir logrando esa gran meta personal, se alejará de las enfermedades y trastornos, y su cerebro de inmediato comenzará a generar las llamadas “hormonas constructivas” o de la felicidad, a saber, serotonina (un importante estabilizador del ánimo), occitocina (u hormona de la confianza y del anidamiento), feniletilamina (o la “droga del amor”), dopamina (u hormona relacionada con la expresión de las emociones), etc.
Finalmente, tenga usted siempre presente que la felicidad está DENTRO de uno mismo y esta felicidad está asociada a la actitud con la que uno viaja por la vida, por lo tanto, usted estimado lector, deje de buscar razones para ser infeliz y enfóquese en las cosas positivas de la vida, así como en las miles de razones por las que usted merece ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.