domingo, 18 de septiembre de 2016

¿Por qué debería ser el próximo Alcalde de La Unión Mario Ortiz Cuevas?

En estas breves líneas voy a tratar de resumir algunas respuestas que creo necesarias para responder a la interrogante que propongo, sin perjuicio de que otras personas respetablemente piensen de manera distinta.

He trabajado con Mario desde hace más de doce años y lo conozco hace más de veinte y por eso debo afirmar que no se le ocurrió de la noche a la mañana ser un candidato a algo, pues posee la condición de un ciudadano responsable con su entorno desde hace varias décadas,  dentro de las cuales  llevamos reflexionando sobre cómo aportar de manera significativa a la ciudadanía, con un conjunto bastante amplio de jóvenes unioninos.
Lo concreto es que no solamente se han planteado ideas  y sueños, producto de esta vorágine de reflexiones, también se han creado organizaciones que son un  aporte real a la construcción de ciudadanía, desde ámbitos tan importantes como son la educación, el medioambiente, la cultura,  la gestión ciudadana, entre otros temas que trascienden el “buen vivir“,  desde un punto de vista multidisciplinario.  Prueba de lo anterior, lo constituye  la creación de la ONG Artecrea, el Primer Preuniversitario Social de La Unión y el Centro de Gestión Ciudadana, todas ellas posicionadas en el tiempo, producto del trabajo de diferentes jóvenes profesionales que han creído en las propuestas lideradas por Mario Ortíz.
La importancia que tiene la gestión realizada por Mario, es que no ha necesitado del respaldo de grandes instituciones políticas ni ninguna otra para lograr sus metas, eso claramente habla de la transversalidad y trascendencia que tienen sus ideas, donde ha utilizado estrategias que tienen su origen en las propias necesidades  ciudadanas, por lo mismo yo me pregunto si algún concejal  u otro funcionario público unionino respaldado por instituciones ha logrado canalizar esfuerzos para fundar instituciones tan importantes para la ciudadanía, lo cierto es que dejo la pregunta abierta a la ciudadanía.
El hecho de no pertenecer a grandes instituciones le permite no tener dogma alguno, lo cual le da tres grandes ventajas,  en primer lugar sus propuestas y actuaciones no se basan en la generación de miedo, en segundo lugar sus principios como persona vienen desde su casa, por lo tanto son mucho más trascendentes, porque tienen una convicción que se demuestra con el trabajo realizado y en tercer lugar no promete el paraíso, eso le permite tener los pies puestos sobre la tierra, lo que no impide su actitud visionaria y convincente que demuestra en cada debate en el cual es invitado a participar.
Por otro lado, tiene la ventaja de haber vivido toda su vida en población, compartiendo las necesidades que tiene una persona común y corriente, acompañado de su madre adulta mayor, que participa activamente como dirigente de diferentes organizaciones de La Unión.  Todo lo anterior, nos lleva a concluir que conoce los problemas de las personas desde adentro, por eso es que cree firmemente en la necesidad de fortalecer a las organizaciones sociales, que constituyen la base necesaria para tomar decisiones, lo cual es coherente con su propuesta de mejorar la participación ciudadana en términos de inversión pública y otros aspectos que involucran la gestión municipal.
Parte de su trayectoria laboral la ha llevado a cabo en diferentes ámbitos, dentro de los cuales se encuentra el mundo de la educación ambiental, el mundo de la salud, la gestión de una importante cantidad de proyectos articulados con diferentes instituciones de carácter público y/o privado, así como también, incursionando en el mundo rural, compartiendo desde cerca con diferentes comunidades indígenas de la zona, lo cual le ha llevado a tener un gran compromiso con la cultura y el medioambiente que lo caracteriza.
Con lo anterior, quiero plantearles que quien vive lo que siente, tiene más probabilidades de engendrar procesos de transformación, debido a que hay implícitamente un involucramiento que es más que el sólo compromiso, porque se hace parte del problema, por lo tanto no le está resolviendo el problema a otro u otros, sino que está resolviendo su propio problema, quienes conocemos a Mario sabemos que así es.
He escuchado algunos comentarios que plantean de que Mario Ortíz está en contra del progreso y el establecimiento de las empresas, porque se preocupa del medioambiente, a esas personas quiero decirles que es posible fomentar el emprendimiento sin la necesidad de destruir el medioambiente.  La sustentabilidad que plantea implica la responsabilidad social que debe buscar el equilibrio entre la llamada triple hélice que implica los aspectos económicos, sociales y medioambientales a los cuales hoy en día se les pueden agregar los ámbitos culturales y ciudadanos que hacen fomentar la construcción de empresas capaces de involucrarse positivamente con su entorno.
En este sentido, yo me pregunto ¿por qué no plantear la sustentabilidad como un eje fundamental para el trabajo en la Municipalidad?, con esto se estaría haciendo una declaración de principios que llevaría a ejecutar proyectos tales como:  la ciudad más sustentable del sur de Chile, la ciudad con mejores índices de contaminación (de acuerdo a la densidad actual y comparada con otras ciudades), la ciudad más verde de Chile, etc.,  todo aquello llevaría a recuperar la identidad perdida que hoy en día posee la ciudad.
La idea de pensar una Municipalidad como una orgánica, tiene su fundamento en que los integrantes son participantes y no tan sólo parte de un órgano que decide, en gran parte, la forma de estructurar la vida de las personas en comunidad, debido a la proximidad natural que posee, lo cual viene a reafirmar el concepto de colaboración que debe existir, según Humberto Maturana, la cultura de la colaboración y la no competencia tiene una trascendencia en la disposición frente a cualquier dificultad.
Otros cuestionan el carácter confrontacional que Mario tiene respecto a algunos temas de la ciudad, si lo analizamos desde un punto de vista positivo, esto constituye una gran ventaja, porque estamos frente a un líder que está dispuesto a enfrentar las dificultadas cara a cara, defendiendo lo que él y la comunidad en general cree que es justo,  lo que no impide el rasgo articulador que debe tener un representante comunal para conseguir recursos sectoriales o la colaboración de otras instituciones que quieran ser un aporte a la ciudad, la diferencia está en que sus propuestas no están supeditadas a cuatro paredes, sino que a la participación activa de otros entes interesados a los que el autor Edward Freeman llama stakeholders, que pueden estar representados por personas u organizaciones.
En los libros de historia y estadísticas de La Unión, podemos encontrar referencias que indican que al principio del siglo XX la ciudad fue una de las más importantes en materia de industrialización del sur de Chile.  Sin embargo, hoy en día existen muy pocas empresas que dan trabajo a los unioninos, por lo tanto es un tema primordial para la próxima administración municipal.  La seriedad de este tema, busca generar propuestas que propendan a producir productos y servicios desde lo rural y urbano, para diversificar la matriz productiva, donde se plantea como una gran alternativa el incentivo de cooperativas que mejoren las condiciones del comercio local, la industria silvoagropecuaria y hoy en día el sector servicios educacionales que se viene, con la instalación del CFT y la llegada del Centro de Capacitación Profesional de la PDI, sin duda constituirá un gran despertar para la economía local, para eso se requiere de un municipio proactivo  y que mire hacia adelante y no siga pensando en lo que algún día ocurrió, sino que en lo que ocurrirá para garantizar bienestar y estabilidad a todos los ciudadanos.
La Unión merece tener autoridades que piensen global y actúen local.  Pensar en el largo plazo significa comenzar a ser responsables desde ahora para que las futuras generaciones puedan siempre tener aspiraciones para mejorar su entorno.   Si analizamos mirada que plantea Mario para la ciudad de La Unión, encaja dentro de una tendencia que no se le ocurre a él ni a nosotros,  por un simple populismo, sino que está dentro de las tendencia de la llamada Nueva Economía, donde varios autores tales como Manfred Max Neef, Daniel do Campo,  Brian Arthur, Kevin Kelly, entre otros, coinciden en que las responsabilidades que deben tener los tomadores de decisiones para llevar a cabo sus ideas, deben tener como premisa que el crecimiento tiene límites y el desarrollo es la palanca que  permite el paso a generar mejores políticas públicas que beneficien a la comunidad en su conjunto  y no a uno o unos pocos.
Para finalizar, cuando Mahatma Gandhi se planteó el objetivo de eliminar el racismo en Sudáfrica, al principio todos lo tildaban de loco y lo despreciaban, luego con su trabajo abnegado y compromiso logró cambiar la mentalidad del mundo, combatiendo el racismo y los derechos de las personas a través de la paz por sobre todo, es así como se cambia el status quo, con el trabajo y compromiso de quienes creen firmemente en que nuestro mundo puede ser distinto, pues el discurso se hace carne cuando quien lo difunde tiene una trayectoria comprobada.
Es mi humilde respuesta a la interrogante que titula esta opinión, por lo tanto espero no haber herido la susceptibilidad de ninguna persona ni organización unionina.
Saluda Atte. a Uds.
Guido Asencio Gallardo
Académico, Columnista y Doctorando en Administración de Empresas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.