domingo, 31 de julio de 2016

El rol del Parlamento en la actual crisis de gobernabilidad chilena

Por: Isabel Mayorga candidata al grado de doctor en comunicación

Las declaraciones del ministro Secretario General de Gobierno Marcelo Díaz en relación a una crisis de gobernabilidad política  y la  falta de modernización del Estado  no debiesen  dejar indiferente a nadie que valore y desee  una mejor democracia  para Chile.



 No  son  el tenor,  ni el contexto en el cual el personero realiza  sus declaraciones.  Más bien,   es  lo que en términos de proyecto  de país significan,  ya que, tras sus dichos  pareciera que    los chilenos no sólo tendremos  que aprender a superar la desmotivación política  ante  los  hechos de  corrupción , también  deberemos reconocer     la falta de gobernabilidad y la necesidad de hacer una revisión estructural en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Es así como en  medio de esta  crisis  socio-política   hemos  escuchado  diferentes declaraciones y reacciones para dar respuesta a una situación de  país   que al parecer,  por ahora , no tiene una pronta solución .

Por su parte el ex presidente Ricardo Lagos califica la actual crisis como un momento histórico, sin precedentes, ante el cual existe un vacío de poder.

El diputado Cristián Mockeberg,  ha señalado  que recae sobre   la Nueva Mayoría  el agotamiento de gobernabilidad. Mientras que el senador Ignacio Walker, consideró como  graves las declaraciones del ministro Díaz instándolo a dar una explicación al país.
Pero más  allá de los intercambios de opiniones,  es destacable   que  el ministro Secretario General de Gobierno señale  que en Chile  la crisis  política,  tenga  como solución    un nuevo modelo y que para lograrlo  no sea descabellado  explorar en un futuro, la posibilidad de emprender una transformación  hacia un régimen semi-presidencial como garantía de  una mejor  gobernabilidad  de nuestro  modelo  político.

No obstante,      antes de  entregar toda la responsabilidad al actual  y los anteriores gobiernos ,    es necesario preguntarnos ¿ Qué hemos hecho durante estos últimos 20 años a nivel parlamentario  para dar a Chile un sistema político con instituciones fuertes, modernas  y responsables en todos los niveles?.

De esta forma y para  emprender cualquier proyecto político los chilenos deberíamos considerar que la  responsabilidad de nuestro futuro  modelo político-administrativo,  recae también   sobre el  Congreso Nacional de la República.

Para ello es importante que los parlamentarios comprendan que la política debe estar al servicio del perfeccionamiento de la democracia y por ende de  las personas. Pero  este estatus    no se logrará a menos que exista un cambio de conducción,  en un sentido amplio,  donde el diálogo y  la cooperación para  la acción sean las motivaciones fundamentales de quienes ostentan  cargos de elección popular, inclusive si éstas  se proyectan más allá de las   propias aspiraciones  de sus  respectivas coaliciones políticas.

Una línea de trabajo en este sentido permitiría promover de manera seria y responsable   con  un  renovado liderazgo   el trabajo de los parlamentarios, quienes tienen como mandato principal  desarrollar y garantizar   una mejor democracia  para todos.

 En consecuencia ,  nuestro Congreso Nacional, en ambas cámaras,   debiera proponer nuevos estándares que permitan transformar las malas prácticas políticas con el objetivo de mejorar la capacidad y eficacia parlamentaria en iniciativas de ley que sean de prioridad para la ciudadanía.

Recordando además que,  para construir una sociedad no excluyente  necesitamos con urgencia poner fin a la  abstención electoral y  fomentar un sistema    más representativo que incorpore todos los proyectos políticos existentes en Chile, ya  que,  en esto consiste  la promoción   de instituciones  fuertes y responsables a todos niveles.

En este sentido, la agenda nacional  para las próximas elecciones  debiese estar marcada por temas de alto valor para los ciudadanos,  y en menor grado en  lo  relativo a las  ambiciones partidarias  y de  los ya conocidos hechos de la política del escándalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.