domingo, 26 de junio de 2016

Estado Islámico: ¿Qué mensaje nos deja la Eurocopa?

Por:  Isabel Mayorga,  periodista y  candidata al grado de doctor en comunicación

Cuando este 29 de junio  se cumplen dos años del surgimiento del Estado Islámico (EI).  Es posible advertir que la estrategia terrorista de ésta organización  avanza  de manera progresiva  hacia una nueva capacidad táctica más compleja de predecir  y neutralizar.


Tras la  amenaza de  realizar múltiples atentados en el contexto de la Eurocopa queda claro que   el Estado Islámico ha logrado  incorporar  en el escenario de la  seguridad internacional un elemento que le permite  proyectar el efecto  del uso la violencia más allá de las fronteras de   Medio Oriente.

Lo concreto es que este tipo  de actor no estatal supera lo que hasta hace un tiempo era por excelencia la definición  clásica   de terrorismo y no debiera sorprendernos , ya que,  el  Estado Islámico es la organización más compleja que haya conocido la historia .

A través de una  sofisticada  fórmula que combina lo  global,  la tecnología y la violencia simbólica,  el Estado Islámico,  se ha transformado  en una suerte de milenarismo  cuyo efecto sólo es susceptible de  comparar con el nazismo en la  Alemania de Hitler. Época  donde  el uso de  la propaganda  resultó ser un arma un tanto  controvertida para los  teóricos de la comunicación .

Siguiendo este  formato la  organización ha logrado   insertarse  en el mundo globalizado  a través  del uso de las tecnologías de la información como una herramienta terrorista estratégica que opera a nivel simbólico en  la sicología de las personas.

Este  escenario ha obligado  a incorporar en las hipótesis de trabajo  un desafío aun mayor. Si recordamos la experiencia de horror vivida  a través de los  videos que circularon en la red  tras  los atentados en París el 13 de noviembre  de 2015 se advierte que  la consigna del Estado Islámico  para luchar contra  Occidente tiene un nuevo verdugo:  el  califato digital.

A partir de este  fatal suceso y en el  contexto  de la amenaza actual,  la consigna pareciera ser clara :   ningún espacio de conexión a la red es seguro  desde que EI ha  adoptado mecanismos aún más masivos y letales que la lucha cuerpo a cuerpo en el campo de batalla.

Si bien, en  este proceso de reconversión digital   uno podría pensar que sólo están  incluidas las minorías musulmanas  del viejo continente, lo cierto es que cualquier persona conectada a un  computador  puede ser  una potencial víctima de este fenómeno de  comunicación  global.

Es así,  como la construcción de la   enorme maquinaria de propaganda del Estado Islámico  cumple un doble  propósito:  por un lado  consolidar su   imagen a través del history-maker; y por otro  ofrecer a sus seguidores y simpatizantes la posibilidad de participar de la construcción de una comunidad unificada y  sustentada en sólidas pautas,  que con el  pretexto de profesar valores  morales y religiosos,  esconden  una intencionalidad aun más perversa.


Como consecuencia de este flagelo se   advierte que el nivel elevado de articulación en red,  unido a la propaganda y   la ideología del EI  está ocasionando un giro que le permite acceder a miles de potenciales   usuarios o  jóvenes cibernautas. Y aunque en la mayoría de  los casos esto no sobrepasa el nivel declarativo,   es imposible visualizar cuándo una persona pasa de ser  un espectador simpatizante a un actor relevante.

Lo riesgoso es que  estas nuevas herramientas del califato digital pudiesen exacerbar  actitudes y  comportamientos propios de los periodos más oscuros de la humanidad ,  toda vez que  a través  de un sofisticado  proceso de   aprendizaje  digital,     el Estado Islámico   logra incorporar en sus mensajes  conceptos  relacionados con la violencia,  el   odio  y  la  intolerancia.

De esta forma, los esfuerzos internacionales para frenar el avance de la capacidad destructiva de este grupo terrorista  debiesen motivar a los estados Latinoamericanos  a evaluar los ámbitos necesarios de reforzar,  para prevenir que este tipo  flagelo afecte a potenciales víctimas en nuestra región,   especialmente las futuras generaciones de jóvenes adolescentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.