miércoles, 6 de abril de 2016

Científicos latinoamericanos unen esfuerzos para generar forrajeras adaptables al cambio climático

En INIA Remehue se reunió grupo de expertos para analizar estado de avance de proyecto que busca entregar soluciones tecnológicas frente al escenario que se avecina en los próximos 50 años.


Expertos latinoamericanos se reunieron en el Centro Regional de Investigación INIA Remehue en la primera reunión de trabajo que fija las “bases para la generación de una estrategia integrada de adaptación para sistemas ganaderos de Latinoamérica”, iniciativa que es parte del Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria, FONTAGRO.

Se trata de los investigadores Laura Finster y Alejandro Constantini del Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina, Ana Gabriela Pérez del Centro de Investigación en Contaminación Ambiental de la Universidad de Costa Rica y Pablo Mamani, de la Fundación para la Promoción e Investigación de Productos Andinos de Bolivia (PROINA), quienes junto a la doctora Marta Alfaro del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) desarrollaron actividades colaborativas de coordinación del proyecto de carácter internacional.

La idea es favorecer la adaptación de sistemas ganaderos de pequeños productores de Latinoamérica al cambio climático y reducir la pobreza, generando información base disponible para que ganaderos se adapten a través de estrategias integradas.

“Se busca generar alternativas que puedan implementar los agricultores especialmente pequeños productores ganaderos  de nuestros países con la finalidad de adaptar los sistemas productivos a las condiciones de cambio climático pensando en lo que  ocurran en los próximos 50 años”, explicó la investigadora de INIA Remehue, Marta Alfaro.

En el caso de Chile, se están evaluando medidas alternativas de nuevas forrajeras cuyo crecimiento no se detenga durante los meses críticos de verano, siendo especies tolerantes a la escasez hídrica. De esta forma se visitaron ensayos donde existen combinaciones de lotus y bromo, en contraste con ballica perenne. El bromo además es una especie forrajera que logra utilizar el nitrógeno aplicado como fertilizante de manera más eficiente que otras especies.

 “Se busca que el productor enfrente de mejor manera los años que se vienen. Las praderas son el alimento más barato que tienen para el ganado, en la medida que podemos hacer todo el año producir esa pradera sin tener que invertir en concentrados o suplemento, lo que significa por un lado la mantención del ritmo productivo del sector lechero y cárnico, y por otro,  un costo menor, y con mejor rentabilidad”, sostuvo Marta Alfaro.

El proyecto que se extenderá por otros dos años, considera a través de este Consorcio Latinoamericano, el intercambio y evaluación de material genético  que permita la adaptación de la ganadería al cambio climático; el desarrollo de una estrategia integrada de adaptación para la ganadería de pequeños productores de los países participantes considerando su costo-efectividad y el análisis de las barreras que impiden una adecuada adopción e integración de estas medidas a los sistemas productivos; asimismo, fundamental es la realización de actividades de difusión técnicas, días de campo con productores, seminarios técnicos y material divulgativo del proyecto, de modo de acercar el trabajo científico al campo.

“Es un primer encuentro entre socios, estamos compartiendo nuestras experiencias en investigación en tema relacionados al forraje, la  producción agropecuaria de mi país ha sido afectada drásticamente por el cambio climático, las zonas ganaderas han ido disminuyendo, queremos que los agricultores se adapten a este cambio a través de alternativas tecnológicas”, dijo el investigador boliviano, Pablo Mamami.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.