domingo, 27 de diciembre de 2015

DALE VIDA A TUS AÑOS: EJERCICIO EN EL ADULTO MAYOR

Fabián Huerta, Jefe Carrera Preparador Físico
CFT Santo Tomás Osorno

Cristian Gallardo, docente Preparador Físico
CFT Santo Tomás Osorno

El aumento de las expectativas de vida en la población adulta en el mundo y en Chile es un hecho que vemos día a día.  El Ministerio de Desarrollo Social dio a conocer los resultados de la encuesta Casen 2014, informe que reveló que la población mayor 60 años experimentó un incremento del 9,3% con respecto al 2011, representando  el 16,7% de la población general.



En nuestra realidad, la Unión Comunal de Adultos Mayores de Osorno agrupa más de 100 clubes, cuya finalidad es realizar variadas actividades entre las que destaca el ejercicio con fines de salud, tanto física como psicológica y social.

Una de las principales consecuencias del envejecimiento es la perdida de independencia por el deterioro de las capacidades funcionales de los sujetos debido a un marcado descenso de las funciones neuromusculares y cardiovasculares que redundan, principalmente, en una disminución de la capacidad de realizar las tareas más básicas de la vida diaria. Es por esto que el descenso de la potencia muscular es un importante predictor de la limitación funcional del adulto mayor sano. Esto se hace más evidente a partir de los 60 años de edad, pero comienza a manifestarse a partir de los 45 años con una disminución del 8% de la fuerza muscular por cada década que pasa.

Es por estas razones que debemos incentivar la participación de los adultos mayores en los talleres de ejercicio físico, además de cautelar que estos talleres sean llevados a cabo por personal cualificado -como entrenadores personales, preparadores físicos o profesores de educación física- con el fin de velar que las actividades realizadas por los participantes sean las adecuadas para conseguir cambios a nivel biológico y no sólo beneficios psicológicos y sociales con estos talleres.

Estudios internacionales han demostrado que el entrenamiento de fuerza puede suponer recuperar 20 años de edad funcional y no debemos tener miedo de trabajar ejercicios con este fin, con una población tan frágil como son los adultos mayores, ya que con las precauciones necesarias y los conocimientos adecuados, ellos pueden realizar cualquier actividad física, incluidos los ejercicios específicos de fuerza, que son -según las investigaciones- los que mayores beneficios tienen en este grupo etario.

Debido a toda esta evidencia es que invitamos a la población en general y a los adultos mayores en particular a participar de estos talleres de ejercicio físico para lograr a través de la más económica de las medicinas, el movimiento, una mejora en todas sus capacidades funcionales con el objetivo último de mejorar su calidad de vida y la de quienes les rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.